Las empresas nacionales desplazan al sector público como lugar preferido para trabajar, según Hays

EUROPA PRESS

Sólo el 13% de los españoles preferiría trabajar en el sector público si pudiera elegir, porcentaje ocho puntos inferior al de 2019, según una encuesta recogida en la ‘Guía Laboral Hays 2020’, en la que se constata que las Administraciones Públicas han ido perdiendo atractivo para los trabajadores.

De hecho, mientras que el sector público ocupaba en 2019 el segundo lugar preferido por los españoles para trabajar, ahora se sitúa en el tercer puesto y empatado con quienes preferirían ser autónomos.

La opción preferida por los españoles para trabajar sigue siendo la gran empresa multinacional: un 48% de los encuestados, dos puntos más que en 2019, la eligen en primer lugar.

Le siguen las empresas nacionales (14%), el sector público (13%), el autoempleo (13%, cuatro puntos más que en 2019) y las pymes (12%, tres puntos más).

“El principal motivo de esta pérdida de interés por el sector público es que a los trabajadores ya no les importa tanto si están en una empresa grande o con nombre porque lo que tiene más atractivo es el proyecto en sí. Cada vez más, la intención es tener recorrido a futuro y no estancarse en un funcionariado”, ha subrayado el director de Hays Response en España, Salvador Sicart.

En este sentido, los encuestados que preferirían trabajar en grandes empresas señalan que los principales motivos para su elección son el desarrollo profesional y el tipo de proyectos y tareas, las mismas razones que destacan aquellos que emprenderían su propio negocio.

En cambio, quienes escogerían ser funcionarios valoran la seguridad laboral y el horario, mientras que los que se decantan por las pymes valoran el trato y el nivel de implicación.

“Los casos de éxito de las ‘startups’, que son muy notorios, hacen que muchos perfiles vean este tipo de empresas más atractivas, pese a que el sueldo es inferior y se exige una mayor dedicación que en otro tipo de compañías”, apunta Sicart, que añade que ser un ejecutivo a los 28 años o tener acciones de una empresa que puede venderse por millones de euros “son un aliciente para los empleados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *